Archetier Louis Morizot (1874-1957)


Nacido Darney, Vosgos, comienza su primer aprendizaje con Cuniot-Hury, y más tarde, como la mayoría de los jóvenes archetiers de la época, hace una parada en el taller de Charles Nicolas Bazin. Hacia 1914 trabajó para Eugene Sartory, una experiencia que influyó en su producción personal. En 1919 Louis Morizot estableció su propio taller en Mirecourt. Después de 1920, sus hijos (Marcel, Louis, Paul, Andre, y George Morizot) se unieron a él como alumnos antes de sucederle en 1937 y el cambio de nombre de la empresa “Morizot Frères”, Louis Morizot era conocido como “Père”. Louis Morizot y sus hijos se encuentran entre los más importantes fabricantes de arcos franceses del siglo XX. En una división perfectamente organizada del trabajo, cada uno especializado en la tarea más adecuada a sus talentos. Louis Gabriel trabajó principalmente en los arcos de contrabajo y en los talones y Marcel Louis en varas más sencillas. André Auguste fue el “doblador” más hábil y produjo los mejores arcos adornados con plata y oro. Paul Georges era encargado del entorchado, las crines y el pulido de los arcos, y Paul Charles, que era conocido como “le chef”, dirigió el negocio pero también construía talones en su tiempo libre.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los Freres Morizot experimentaron un período de diez años de muy alta productividad en el que lograron su mayor éxito comercial. Lamentablemente al ceder el mando a una tercera generación no tuvieron éxito. Su negocio entró en declive a partir de la muerte del padre el 15 de agosto de 1957, que fue seguida por la de Paul Georges el 23 de julio de 1959. Marcel Louis murió el 16 de febrero de 1969; Paul Charles exactamente un año más tarde. El taller se cerró en 1970, Louis Gabriel se retiró a Vittel, viviendo allí hasta el 2 de junio de 1988. André Auguste Morizot fue a vivir con su hermano más joven René Morizot (1917-2001), el único miembro de la familia para convertirse en un fabricante de violines, y trabajado como último fabricante de la saga familiar hasta su muerte el 6 de febrero 1978. Los arcos Por supuesto, como todos los de fábrica, la calidad de los Morizot no es siempre homogénea, pero estos destacaban positivamente a la de Charles Nicolas Bazin otro en cuanto a distribución y número. A Morizot le gustaba hacer arcos, y esto se percibe en sus mejores trabajos. Las cabezas son ligeras y llenas de vitalidad, incluso los talones, los cuales no estaban del todo definidos, el trabajo esta hecho de una manera adecuada.

Deja un comentario